¿Goza la prenda en garantía de créditos futuros de privilegio especial en el concurso?

FOTO_Damian_Flores_Olleros_Abogados_Bio_Madrid_Procesal

Damián Flores. Asociado. Departamento de Procesal

El pasado 18 de marzo de 2016, la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo (el “TS”) ha dictado una interesante sentencia (número 186/2016; la “Sentencia”) por la que resuelve, a nuestro juicio de modo definitivo, la controversia existente acerca del tratamiento que debía darse, en sede concursal y a efectos de calificación del crédito, a los derechos pignoraticios constituidos «en garantía de créditos futuros».

Si bien la Sentencia interpreta la redacción del artículo 90.1-6.º de la Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursdal (“LC”) bajo la vigencia de la Ley 38/2011, de 10 de octubre, creemos que se trata de una decisión importante, entre otros motivos, porque: Sigue leyendo

¿Puede el empresario grabar libremente al trabajador sin informarle previamente de la existencia de cámaras y sin recabar su consentimiento?

FOTO-Marta-Prieto-Olleros-Abogados-Laboral Madrid

Marta Prieto. Abogado. Departamento de Laboral.

Recientemente ha tenido mucha repercusión en los medios de comunicación la Sentencia del Tribunal Constitucional de 3 de marzo de 2016, que considera ajustada a Derecho la medida adoptada por una empresa consistente en la instalación de cámaras de videovigilancia en el centro de trabajo sin informar previamente a los trabajadores y sin recabar su consentimiento, como venía exigiendo la doctrina de este Tribunal hasta el momento.

La publicación de la sentencia ha causado cierto revuelo y expectación, pues no son pocos quienes se preguntan hasta qué punto esto es posible, ya que están en juego derechos fundamentales del trabajador; como son el derecho al honor, a la intimidad personal y a la propia imagen. Sigue leyendo

Perspectiva actual de las reclamaciones de preferentes y obligaciones subordinadas

Natalia Andrés. Asociado. Departamento de Procesal.

Como por todos es sabido, son muchos los afectados en estos últimos años por la mala praxis bancaria llevada a cabo por las entidades financieras de nuestro país en la comercialización de productos bancarios complejos, siendo las participaciones preferentes o las obligaciones subordinadas los productos más conocidos entre ellos.

Aunque el aluvión de demandas judiciales solicitando la nulidad de la contratación de estos productos complejos parece haber disminuido considerablemente, nos encontramos a día de hoy con más datos y nuevos análisis que dan la posibilidad, a todos aquellos afectados que no hayan podido ser resarcidos por la propia entidad causante de sus perjuicios o que todavía no hayan acudido a la vía judicial, de interponer actualmente una demanda para paliar las pérdidas sufridas en la inversión inicial. Sigue leyendo