Ampliación de la duración del procedimiento inspector

Isabel Vicente - Olleros Abogados

 

Isabel Vicente. Consultora. Departamento de Fiscal.

Una de las novedades más importantes de la modificación de la Ley 58/2003, General Tributaria publicada el pasado 22 de septiembre de 2015 consiste en la modificación de las reglas de duración del procedimiento inspector. El actual sistema de dilaciones ha dado lugar a una enorme litigiosidad y la pérdida de recaudación como consecuencia de la declaración de prescripción por los Tribunales de numerosas deudas tributarias.

Por un lado, se amplía el plazo máximo de duración de las actuaciones inspectoras contempladas en el art. 150.1 de la Ley General Tributaria que pasa de 12 a 18 meses con carácter general; y a 27 meses cuando concurra algunas de las siguientes circunstancias en cualquiera de las obligaciones o periodos comprobados:

a)      Cuando la cifra de negocios sea igual o superior al requerido para auditar cuentas.

b)      Cuando se forme parte de un grupo sometido a consolidación fiscal.

c)       Cuando se forme parte del régimen especial de grupo de entidades.

Por otro lado, desaparece la posibilidad de acordar una ampliación del plazo de duración de las actuaciones inspectoras por concurrencia de una especial complejidad, así como las dilaciones, las interrupciones justificadas y las consecuencias del transcurso de seis meses de inactividad de la Administración. La notificación del inicio de inspección indicará el plazo máximo aplicable. El plazo de duración de las actuaciones podrá verse suspendido en los casos previstos en los apartados 3 y 4 del art. 150 LGT:

  1. Solicitud de aplazamientos por el obligado tributario con un máximo de sesenta días en todo el procedimiento.
  2. El intento de notificación de la liquidación.
  3. La remisión al Ministerio fiscal, la fuerza mayor y otros supuestos poco comunes.

Por último, esta reforma pretende poner fin a la conflictividad de los retrasos en la aportación de documentación, acudiendo a una ampliación automática del plazo por un período predeterminado de tres o seis meses:

– En los casos en que se manifieste que no se tiene o no se va a aportar la documentación solicitada o no la entregara íntegramente en el plazo concedido en el tercer requerimiento, su presentación posterior determinará la extensión del plazo máximo de duración del procedimiento inspector por un período de tres meses, siempre que dicha aportación se produzca una vez transcurrido al menos nueve meses desde su inicio.

–  La ampliación será de seis meses si la aportación se produce tras la incoación del acta y determina actuaciones complementarias o bien tras dejar constancia de la apreciación de las circunstancias determinantes de la aplicación del método de la estimación indirecta y se refiera a documentos o pruebas relacionados con dichas circunstancias.

En nuestra opinión, las nuevas reglas del juego son más justas, pues se acabará con el abuso que se había dado a las dilaciones por pare de la inspección. No obstante, en determinadas circunstancias el contribuyente deberá valorar bien los momentos de aportación de documentación para evitar extensiones del plazo del procedimiento inspector.

Esta reforma se aplicará a los procedimientos que se han iniciado a partir del 12 de octubre de 2015.