Aspectos más importantes del anteproyecto de Ley para el Fomento de la Financiación Empresarial.

Jaime Aguilar. Asociado. Departamento Emprendedores y Start Ups.

El pasado 28 de febrero de 2014, el Consejo de Ministros aprobó el anteproyecto de Ley para el Fomento de la Financiación Empresarial. A modo de resumen, las principales novedades que se incluyen en el citado Anteproyecto son:

  1. Sistema de preaviso por parte de las entidades de crédito. Se obliga a las entidades de crédito a ofrecer preavisos de, al menos tres meses, así como información específica sobre la situación crediticia de las PYMES cuya financiación vaya a ser cancelada o notablemente reducida.
  2. Mejora del funcionamiento de las Sociedades de Garantía Recíproca (SGR). Se establece que, el reaval de la Compañía Española de Reafinanciamiento, se active ante el acreedor en caso de incumplimiento de la SGR tras el primer requerimiento.
  3. Régimen jurídico específico para los establecimientos financieros de crédito. Se dotará a estas entidades del marco jurídico para potenciar su actividad estando plenamente orientadas a la financiación empresarial y del consumo por canales alternativos a los estrictamente bancarios.
  4. Mejora de la regulación de las titulizaciones en España. La reforma busca un doble objetivo: i) flexibilizar el régimen jurídico de las titulizaciones para adecuar este instrumento a las actuales demandas del mercado financiero en consonancia con los países de nuestro entorno y ii) aportar seguridad jurídica y dar respaldo legal a la operativa en este ámbito.
  5. Potenciar el funcionamiento del MAB. Se busca facilitar el tránsito desde la Bolsa hasta este sistema alternativo de negociación para lo cual se pretende suprimir el requisito de presentar una OPA de exclusión. Así mismo se pretende flexibilizar el tránsito desde el MAB hacia a bolsa de aquellas compañías cuyo desarrollo y crecimiento exige la cotización en este mercado oficial.
  6. Mejora del régimen de emisión de obligaciones. Se introducen diferentes medidas tendentes a facilitar el acceso directo de las compañías españolas a los mercados de deuda mediante la eliminación de los límites a la emisión de obligaciones.
  7.  Regulación del “crownfunding”. Por primera vez, se fijan normativamente las condiciones para el funcionamiento de este sistema basado en plataformas electrónicas que contactan directamente a inversores y proyectos. Se pretende impulsar una nueva herramienta de financiación directa de proyectos empresariales en fase semilla al tiempo que se protege al inversor. Se fijan límites por inversor tanto por proyecto (3.000€) como por plataforma (6.000€ por año).