El arreglo judicial del sobreendeudamiento y la segunda oportunidad. Condonación de la responsabilidad universal futura del empresario.

Alejandro de Pomés. Abogado. Departamento Procesal.

Con la reforma de la Ley Concursal introducida por la Ley de Emprendedores, se permite a ciertos deudores la posibilidad de solicitar al Juzgado un acuerdo extrajudicial de pago.

Entre los sujetos que pueden instar el acuerdo extrajudicial de pago, se encuentran los siguientes:

  • Persona física siempre que se justifique que el pasivo no supera los 5 millones de euros;
  • Pymes y autónomos siempre y cuando su pasivo no supere los 5 millones de euros o bien cuando la valoración de sus bienes y derechos no alcance los 5 millones de euros o bien cuando presenten una lista de acreedores inferior a 50.

La novedad más relevante la encontramos en lo que se conoce como la segunda oportunidad, ya que siempre y cuando el deudor sea persona física (y esto incluye los empresarios titulares de acciones de sociedades de capital que hayan afianzado con su patrimonio las deudas de sus empresas) y el concurso se califique como fortuito, se elimina la responsabilidad del artículo 1.911 del CC, lo que permitirá empezar al empresario una nueva actividad libre de deudas.

Otro de los aspectos destacados que se produce con la solicitud del acuerdo extrajudicial de pagos es la suspensión de la ejecución de los embargos y la imposición de los intereses que en su caso se generen.

Con el inicio de este procedimiento, se evitarán -entre otros aspectos- los rápidos deterioros de las empresas con falta de liquidez toda vez que los plazos para el cumplimiento del acuerdo son sensiblemente más rápidos, lo que evidentemente conlleva a una disminución de la pérdida del valor de los activos de la empresa ocasionados por el inevitable retraso del procedimiento.

Finalmente, especial mención merece destacar que durante la tramitación de este procedimiento, se permite al deudor continuar con su actividad laboral o empresarial con la limitación de no solicitar nuevos créditos o préstamos a las entidades bancarias.