Las novedades del procedimiento electrónico en la Ley 39/2015

FOTO_Fernando_Ortega_Olleros_Abogados

Fernando Ortega. Abogado. Derecho Público y Regulatorio.

El pasado día 2 de octubre entraron en vigor las nuevas Leyes de Procedimiento Administrativo y de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas (Leyes 39/2015 y 40/2015).

En este momento, entre las novedades de la la Ley 39/2015, destaca la regulación del procedimiento electrónico, llamado a ser un nuevo pilar fundamental en las relaciones de los ciudadanos con la Administración Pública.

La temática del procedimiento electrónico ya se introdujo en anteriores cuerpos legislativos. Sin embargo, estas leyes avanzan en la materia con novedades como el derecho y la obligación de relacionarse electrónicamente con las Administraciones Públicas, el registro electrónico, los documentos electrónicos o la compulsa digital.

Sobre el fondo de la primera Ley, es importante resaltar su plazo temporal. Teóricamente, a partir de la fecha de entrada en vigor de la Ley 39/2015, deberían producir efectos las normas sobre registro electrónico, registro de empleados públicos habilitados, punto de acceso general electrónico de la Administración y archivo único electrónico, con la posibilidad de conceder un año de prórroga adicional a las Administraciones Públicas para su adaptación. Resulta difícil imaginar que todos los Ayuntamientos y entidades del Sector Público se adapten en plazo.

Una novedad importante es la “representación electrónica” mediante apud acta digital, que supone un modo de que las personas que no son usuarios hábiles de la Administración electrónica la utilicen, por medio de su representante legal.

Por otro lado, con la nueva regulación, se incorpora el concepto de Administración amable, es decir, que los Ayuntamientos también deberán asistir al ciudadano que así lo solicite en el uso de medios electrónicos, especialmente en lo referente a la identificación y firma electrónica, presentación de solicitudes a través del registro electrónico y obtención de copias auténticas.

Notificaciones por medios electrónicos

Sin embargo, no todo son buenas noticias. El art. 41 de la Ley del Procedimiento Administrativo establece que las notificaciones se practicarán preferentemente por medios electrónicos y, en todo caso, cuando el interesado resulte obligado a recibirlas por esta vía. En otras palabras, las notificaciones en papel pasarán a ser residuales. El problema vendrá para el colectivo de ciudadanos que no tengan costumbre de utilizar correo electrónico, sede electrónica y firma digital. Estaremos expectantes en cuanto a la línea jurisprudencial marcada por el Tribunal Supremo sobre notificaciones mal practicadas, computo de plazos y fallos informáticos –como de hecho ya está ocurriendo con el sistema LEXNET-.

En conclusión, la Ley 39/2015 pretende buscar la eficacia y eficiencia gracias al desarrollo paulatino de una Administración que funcione sin papel, más intuitiva y virtual. Ojalá en unos años podamos tener una Administración Pública electrónica e interconectada, ágil y transparente, pero, con total seguridad, esto no sucederá próximamente. Se impone, en resumen, el procedimiento electrónico, pero se impone, más que nunca, un cambio de mentalidad.