Nueva interpretación de la Seguridad Social sobre las modificaciones introducidas en el artículo 109 de la LGSS por la disposición final tercera del Real Decreto-Ley 16/2013, de 20 de diciembre.

Cristina Cortés-Bretón. Abogado. Departamento Laboral.

Como ya conocemos, el pasado 21 de diciembre de 2013 se publicó en el Boletín Oficial del Estado, el Real Decreto-Ley 16/2013, de 20 de diciembre, de medidas para favorecer la contratación estable y mejorar la empleabilidad de los trabajadores, que introdujo destacadas modificaciones respecto de los conceptos computables en la base de cotización a la Seguridad Social.

De acuerdo con lo dispuesto en el artículo 109 de la LGSS, la base de cotización para todas las contingencias y situaciones amparadas por la acción protectora del Régimen General, incluidas las de accidente de trabajo y enfermedad profesional, estará constituida por la remuneración total, cualquiera que sea su forma o denominación, tanto en metálico como en especie, que con carácter mensual tenga derecho a percibir el trabajador o asimilado, o la que efectivamente perciba de ser ésta superior, por razón del trabajo que realice por cuenta ajena.

Después de la modificación sobre los conceptos computables en la base de cotización al Régimen General de la Seguridad Social deben incluirse como conceptos salariales cotizables también los siguientes:

  1. En caso de suspensión de la relación laboral en virtud de un expediente de regulación de empleo, durante el período de percepción por el trabajador de la correspondiente prestación por desempleo se mantiene la obligación de la empresa de cotizar. En esas bases ya está incluida la cotización por las primas de los seguros que puedan tener concertadas las empresas a favor de los trabajadores y computables en la base de cotización, tales como seguros médicos, de accidente o de vida.
  2. En el supuesto de servicio de cafetería y de restaurante subcontratado por la empresa deberá realizarse por la diferencia asumida o subvencionada por la propia empresa respecto del precio normal de venta a aquellas personas que accedan al mismo y no tengan la condición de personal al servicio de la empresa. Únicamente será cotizable la diferencia asumida o subvencionada por la propia empresa.
  3. En el caso de comedores de empresa, la cotización se realizará por el coste que supone para la empresa cada menú aplicándose exclusivamente al trabajador que utilice el comedor y en función de los días de utilización.
  4. Deberá cotizar asimismo la entrega de tiques-restaurante a aquellos trabajadores que deban desplazarse fuera del centro de trabajo sin que suponga desplazamiento a otro municipio distinto del lugar del trabajo habitual y del que constituya su residencia. Por su parte, los gastos de locomoción se excluyen de la cotización independientemente de si el desplazamiento tiene lugar en distinto o mismo municipio.
  5. Los premios por antigüedad también se incluyen en la base de cotización.
  6. Los premios de jubilación y las indemnizaciones por incapacidad, ambos de forma prorrateada durante los doce meses inmediatamente anterior a la fecha de abono.
  7. Los seguros de vida o médico concertados por la empresa que se mantienen durante un periodo de tiempo, una vez finalizada la relación laboral, de forma prorrateada durante los doce meses previos a la finalización de la relación laboral.
  8. La cotización por las indemnizaciones correspondientes a despidos no ha sido objeto de modificación, si bien se precisa que la cotización, cuando se excedan las cuantías exentas, se efectuará de forma prorrateada en los meses del año ya transcurridos hasta la extinción de la relación laboral.
  9. Los bonus anuales que se abonen en el ejercicio siguiente al de su devengo se cotizarán en el momento de su percepción.