Real Decreto 637/2014, de 25 de julio, por el que se modifica el artículo 23 del Reglamento general sobre cotización y liquidación de otros derechos de la Seguridad Social.

Cristina Cortés-Bretón. Abogado. Departamento Laboral.

El pasado 26 de julio de 2014 entró en vigor el Real Decreto 637/2014, de 25 de julio, por el que se modifica el artículo 23 del Reglamento general sobre cotización y liquidación de otros derechos de la Seguridad Social, aprobado por el Real Decreto 2064/1995, de 22 de diciembre (en lo sucesivo, el “RD 637/2014”).

El Consejo de Ministros ha aprobado este Real Decreto cuyo objetivo es armonizar y adaptar el desarrollo reglamentario de las reglas de determinación de la base de cotización al Régimen General concretando tanto los conceptos retributivos que constituyen la base de cotización en el régimen general como de aquellos otros que no se computan en ella.

Lo especialmente relevante de esta norma es que, de nuevo, vuelve a prolongar el plazo de liquidación e ingreso de los nuevos conceptos computables, de tal forma que los periodos de liquidación comprendidos entre diciembre de 2013 y julio de 2014, podrán ser objeto de liquidación complementaria e ingreso hasta el 30 de septiembre de 2014.

CONCEPTOS INCLUIDOS

El Reglamento determina los conceptos retributivos que conforman la base de cotización y establece las reglas oportunas para la determinación de la valoración de las percepciones, tanto dinerarias como en especie, que han de incluirse en la base de cotización.

 Dentro de la base de cotización se incluyen:

  • Las percepciones de vencimiento superior al mensual que se prorratearán a lo largo de los doce meses del año.
  • Los importes en metálico, vales o cheques de cualquier tipo para que el trabajador adquiera bienes, derechos o servicios; el importe de las acciones o participaciones entregadas por los empresarios; el de las primas o cuotas satisfechas a entidades aseguradoras para la cobertura de sus trabajadores, y el de las contribuciones satisfechas a planes de pensiones, que se integrarán en la base de cotización por la totalidad de su importe.
  • Las percepciones en especie se valorarán por el coste medio que suponga para el empresario la entrega del bien, derecho o servicio, salvo en los siguientes supuestos:
  1. La prestación de determinadas enseñanzas y servicios educativos por centros educativos autorizados a los hijos de los empleados, con carácter gratuito o por precio inferior al normal de mercado, se valorarán por el coste marginal que suponga para la empresa la prestación de tal servicio. Este mismo coste será aplicable al servicio de guardería prestado con medios propios por parte del empresario para los hijos de sus empleados.
  2. La utilización de una vivienda, propiedad o no del empresario, o la utilización o entrega de vehículos automóviles, cuya valoración se efectuará en los términos ya previstos en la normativa fiscal.
  3. Los préstamos concedidos a los trabajadores con tipos de interés inferiores al legal del dinero que se valorarán por la diferencia entre el interés pagado y el referido interés legal vigente en el respectivo ejercicio económico.

 CONCEPTOS EXCLUIDOS

De acuerdo con las novedades incluidas en el RD 637/2014, no se computarán en la base de cotización los siguientes conceptos:

  • Los gastos de manutención y estancia, así como los gastos de locomoción, cuando correspondan a desplazamientos del trabajador fuera de su centro habitual de trabajo para realizar el mismo en lugar distinto, en los términos establecidos en la normativa fiscal.
  • Las indemnizaciones por fallecimiento y las correspondientes a traslados, suspensiones, despidos y ceses.
  • Las prestaciones de la Seguridad Social y las mejoras de las prestaciones por incapacidad temporal concedidas por las empresas.
  • Las asignaciones destinadas a satisfacer gastos de estudios del trabajador dispuestos por instituciones, empresarios o empleadores y financiados directamente por ellos para la actualización, capacitación o reciclaje de su personal.
  • Las horas extraordinarias, salvo en la base de cotización por accidentes de trabajo y enfermedades profesionales.