La grabación de una conversación privada por un particular sirve como prueba procesal

foto-dario-garcia-puente-olleros-abogados-procesal-madrid-bio

Darío García-Puente. Abogado. Área de Derecho Penal

La reciente Sentencia de la Sala Segunda del Tribunal Supremo, nº 652/2016, de fecha 15 de julio de 2016, devuelve a la actualidad jurídica un asunto que ya ha sido tratado en diversas ocasiones en nuestra jurisprudencia, y cuya vertiente más morbosa suscita gran interés a pie de calle. Se trata del valor probatorio de las grabaciones entre particulares y la posible colisión de esta actuación con derechos fundamentales como el derecho al secreto de las comunicaciones, el derecho a no declarar contra sí mismo o el derecho a no confesarse culpable.

Así, la Sentencia del Tribunal Supremo de 15 de julio de 2016, establece que el empleo de grabaciones de conversaciones privadas en la fase de juicio oral del proceso penal, realizadas por uno de los intervinientes en la misma y en un ámbito particular, no vulneran el derecho al secreto de las comunicaciones, el derecho a no declarar contra sí mismo ni el derecho a no confesarse culpable. Sigue leyendo